¿Ha de ser el español el crisol generador de nuevos mestizajes en todos los órdenes de la vida?

«Facer Españas» es como revivir el apogeo griego, el espíritu ciudadano romano, la visión carolingia de Europa

¿Qué une a los

500 millones de hispanohablantes?

¿«Facer Españas»

es solo un sueño?

«Facer Españas» es ir «plus ultra» de nuestros límites y junto con las Américas, soñar un mundo nuevo que es posible

¿El castellano o el español?

¿Tiene sentido hablar de la madre patria?

 

El «plus ultra» de Carlos I que acompaña todavía en el escudo real, ¿sigue vigente todavía?

 

«Facer Españas» ha inspirado ya más de 300 vivencias que han sido publicadas en tres Antologías

¿América o las Américas?

¿Hispanos, iberoamericanos o latinos?

¿España o las Españas? ¿Por qué?

  • Vivencias, ¿por qué?

     

    ¿Por qué…?, porque sí

     

    Estoy asombrado y perplejo;

     

    mi yo, zarandeado, convulsivamente,

     

    cuando salgo a la calle mayor,

     

    del pueblo de la mundanidad.

     

    Todo es impactante;

     

    destellos, mensajes, noticias,

     

    contrastes brutales, hilarantes,

     

    enervantes, vergonzantes, insultantes.

     

    Frente a todo lo negativo que la humanidad

     

    puede reflejar en un solo telediario.

     

    Frente a la violencia y el sexo a espuertas

     

    nos lanzan como si nuestras cabezas y cuerpos

     

    pudieran reciclar tanta basura.

     

    Frente a la corrupción y degeneración,

     

    cuyos niveles superan todos los máximos

     

    que las compuertas de la libertad y tolerancia

     

    puedan consentir.

     

    Frente a la estupidez en que vivimos

     

    pensando que nuestras vidas,

     

    no pueden tener más contenido

     

    que el de quemarse,

     

    tendidas y bronceadas, al sol.

     

    La felicidad está en ti mismo,

     

    no la busques fuera de ti.

     

    Tú la tienes, tú la das.

     

    No te quejes;

     

    si tú no eres feliz,

     

    nadie podrá hacerte feliz.

     

    Y tampoco será fácil

     

    que a tu lado,

     

    alguien puede compartir tu infelicidad.

     

    Ser feliz es algo, que nace de dentro,

     

    y transmite paz y paciencia,

     

    facilita la comunicación,

     

    mejora la convivencia,

     

    mantiene la armonía,

     

    practica la generosidad,

     

    manifiesta la alegría

     

    y hace agradable la compañía.

     

    Piensa, canta, sonríe

     

    y si quieres llora,

     

    pero aprende a encontrar

     

    dentro de ti, sin ir tan lejos,

     

    tu profundo pozo y poso de felicidad.

     

    Frente a todo esto,

     

    frente a todo,

     

    frente a todos,

     

    tú.

     

    Tú que eres libre,

     

    Tú, que quieres trabajar.

     

    Tú, que quieres ser útil.

     

    Tú, que quieres amar.

     

    Tú, que tienes proyectos.

     

    Tú, que te sacrificas.

     

    Tú, que renuncias.

     

    Tú, que tienes fe,

     

    ponte en pie

     

    y reza.

     

    Reza y habla con Dios.

     

    Y dile, que sí,

     

    que gracias por la vida,

     

    y que tu vida

     

    va a ser feliz,

     

    muy feliz,

     

    ¿por qué?,

     

    porque sí.

  • La pregunta: ¿quién?

     

    ¿Quién?

     

    Y tú, ¿quién dices que soy yo?

     

    Lo dijo Él.

     

    Y también lo dices tú.

     

    Y yo.

     

    Soy como soy,

     

    y, a veces,

     

    como quiero ser.

     

    Pero, ¿cómo me veo?,

     

    ¿cómo me ven?

     

    Y me miro al espejo,

     

    para conocerme,

     

    y solo veo mi cara,

     

    de un solo lado.

     

    ¿Y el alma?,

     

    ¿cómo es mi alma?

     

    Busco quien me lo diga

     

    y no me lo dicen,

     

    no me conocen.

     

    Entonces busco el reconocimiento,

     

    el éxito, el triunfo,

     

    en el estudio, en el deporte,

     

    en el trabajo, en los negocios,

     

    en las artes, en las letras,

     

    en la familia, en el amor.

     

    Y lucho....

     

    Y si triunfo en algo,

     

    me adulan, me ensalzan

     

    y me confunden.

     

    Y si fracaso…

     

    es tan corriente…

     

    ¿quién cree en mi?

     

    Cara y cruz

     

    de la misma moneda.

     

    Creo, amo, dudo,

     

    soy feliz,

     

    pero cada día, cada noche,

     

    una sombra,

     

    me asalta

     

    y menos sé

     

    quién soy yo.

     

    Y tú mi amor,

     

    a quien tantas veces,

     

    he ilusionado,

     

    he enamorado,

     

    he defraudado,

     

    tú, mi amor…

     

    tú, ¿quién dices que soy yo?

  • La respuesta del ser

     

    Ser

     

    Lo principal es ser.

     

    Después todo puede hacerse.

     

    El problema está

     

    en que muchas veces intentamos actuar

     

    sin haber llegado a ser de verdad.

     

    El ser es lo fundamental.

     

    Para ser o existir

     

    hacen falta unos elementos básicos.

     

    Juntar, unir lo que es esencial

     

    para crear algo.

     

    Estudiar lo que es necesario para existir

     

    y para subsistir.

     

    El ser o existir exige

     

    unas condiciones de viabilidad

     

    que deben mantenerse durante un tiempo.

     

    Cuando algo lleva un cierto tiempo de vida

     

    y crece y se desarrolla,

     

    hay que cuidarlo, estimularlo, potenciarlo.

     

    Lo inteligente es ayudar aquellos brotes de vida

     

    que demuestran tener fuerza para desarrollarse.

     

    La actividad humana debe ser selectiva

     

    para que prospere lo mejor.

     

    Lo mejor no es lo puramente material

     

    sino lo que contribuye a crear

     

    el bienestar, la paz, el amor.

     

    Destruir es lo más grave que puede hacer el hombre.

     

    Destruir la vida, la naturaleza, la civilización

     

    es algo monstruoso.

     

    Construir, transformar, dar el ser,

     

    desarrollar, potenciar

     

    es la misión del hombre adivinado.

     

    Participar en la creación es ser

     

    verdaderos hijos de Dios.

  • La palabra

     

    Palabra

     

    El lenguaje está hecho de palabras.

     

    Palabras bellas, palabras recias, palabras huecas,

     

    palabras llenas de contenido, palabras sinceras,

     

    palabras falsas…

     

    Pero hay una palabra que vale un contrato, una firma.

     

    Es la palabra de honor.

     

    Hoy se juega demasiado con las palabras.

     

    Todos cargamos demasiado su significado

     

    por el lado que más nos interesa.

     

    Una palabra hay que debemos aislarla de las demás,

     

    porque es infecciosa: la palabra tendenciosa.

     

    La palabra es un instrumento en nuestra boca,

     

    del que no debemos abusar, porque corremos el

     

    peligro de hacernos necios o peligrosos.

     

    Hay palabras espontáneas

     

    que reflejan como agua clara nuestros pensamientos.

     

    Hay palabras controladas

     

    que solo dejan reflejar la parte de nuestros

     

    pensamientos que nos interesa.

     

    El espontáneo es quien tiene el arte

     

    de dominar la palabra, haciendo de ella un uso noble.

     

    El diplomático es el que evita la palabra,

     

    que puede herir sin necesidad.

     

    El hombre vacío es el que dice

     

    palabras, y más palabras, que no interesan a nadie.

     

    El chismoso es el que se ocupa de las palabras,

     

    solo como noticia,

     

    sin preocupación alguna por su veracidad.

     

    El humorista es el que enlaza las palabras

     

    con el hilo de la gracia.

     

    La palabra es algo

     

    objetivo, precioso, pronunciado, susurrado,

     

    que encierra lo más bello del hombre,

     

    el pensamiento.

     

    El origen de la palabra es algo misterioso y seductor.

     

    Es un invento y una conquista.

     

    ¡Me gustaría inventar una palabra…!

     

    La palabra es la síntesis de la idea

     

    y su expresión material, a través de la relación.

     

    Lo malo es que usemos una misma palabra

     

    para amparar dos ideas contradictorias.

     

    Esto es lo que nos pasa hoy en el mundo.

     

    Y por esto no nos entendemos

     

    y estamos llegando a una nueva Babel.

  • La respuesta

    Respuesta

     

    Hay llamadas y respuestas.

     

    Se oyen llamadas en la noche, en la soledad, en la desgracia, y también en la alegría, en la gloria.

     

    Respuesta es lo que se espera de ti o de mí,

    en determinadas circunstancias.

     

    Responder a la llamada del amigo, de la familia,

    de la sociedad.

     

    Responder con generosidad es estar dispuesto al sacrificio altruista, sin compensación.

     

    Es muy difícil responder siempre.

     

    La respuesta ha de ser instantánea y decisiva,

    para no confundir.

     

    Respuestas claras y definitivas para poder iluminar

    el camino.

     

    Cuanta más responsabilidad se tiene más difíciles

    son las respuestas.

     

    Responder que sí, supone muchas veces, renunciar

    a la comodidad, a la intimidad, al egoísmo.

     

    Todos tenemos derecho a la libertad de responder afirmativa o negativamente.

     

    Por nuestras respuestas se decide nuestro futuro y se enjuicia nuestra actuación.

     

    Ser. Ser. Ser.

     

    Es la respuesta a la nada.

     

    Entre el ser y la nada, está nuestra vida,

    cuajada de preguntas y respuestas.

  • Religión

    Religión

     

    Religión es la unión del hombre con Dios.

     

    Cuando la unión se hace directamente con Dios,

    la conciencia y la ley natural, establecen el contacto.

     

    Cuando el hombre recurre a la fe, recibida o heredada,

    a través de revelaciones, profecías, textos sagrados, tradiciones, entonces estamos hablando de religiones.

     

    En todo caso, la religión es la relación del ser humano

    con el Ser Supremo, que es Dios, el que es.

     

    Esta relación con Dios se puede establecer,

    desde la experiencia mística unipersonal,

    a la consagración vía sacerdotal

    y desde la negación de su existencia de los ateos,

    hasta el escepticismo de los agnósticos.

     

    El hombre religioso busca el sentido de la vida,

    intentando contestar a las preguntas existenciales:

    ¿de dónde vengo, adónde voy?

     

    Le fe del hombre religioso,

    explica el misterio del nacimiento y de la muerte

    del ser humano.

    Por ello, el hombre religioso debe alimentar su fe,

    rezando, orando, hablando con Dios.

     

    Si no rezas, si no oras, si no hablas con Dios,

    no conocerás su voluntad.

     

    Dios nos da libertad para creer o no creer,

    para religarnos o no, y este es el misterio de la libertad.

     

    «Todos –nos dijo Jesús- somos hermanos,

    y todos debemos amarnos».

     

    Este es el mensaje de Dios y no hay otro más importante.

    El que lo sigue y reza para practicarlo,

    llega a entenderlo.

     

    El que no cree, camina por la vida,

    con la propia luz que Dios le ha dado.

    Pero se pregunta y nadie le responde.

  • La motivación

    Motivación

     

    Motivación es la razón última de nuestra actuación.

     

    La vida sin motivación es un espejismo

    que solo termina con la muerte.

     

    La motivación más noble es la que llena la vida

    de trascendencia.

     

    Una vida sin contenido espiritual es intrascendente.

     

    Hay muchas motivaciones espirituales.

     

    La idea de superación individual y social

    que nos lleva al progreso.

     

    La educación que permite alcanzar una convivencia

    en paz, justicia y libertad.

     

    La motivación religiosa pretende

    que el hombre llegue  a Dios.

     

    Cuando se llega a este grado de motivación

    el hombre encontrará paz interior,

    consigo mismo, con los demás y con Dios.

Desde el día 1 de enero de 2017 queda abierto el plazo de recepción de vivencias, que durará tres meses, hasta el día 2o de marzo. Ánimo y suerte para todos los participantes.

 

Si quieres leer las bases, pulsa sobre el logo.

 

Además te proponemos la lectura de alguna vivencias de OROLA sobre otros temas que son recurrentes en su obra:

OROLA S.L.

info@orola.es - 91 388 1843

C/ López de Hoyos, 327

28043 Madrid

VIVENCIAS

PREMIO OROLA